Como una gota fui de la marea.
La playa me hizo grano de la arena.

Fui punto en multitud por donde fui.
Nadie me detectó y así aprendí.

Cuando creí colmada la tarea
volví mi corazón a Casiopea.

Cumplí celosamente nuestro plan:
por un millón de años esperar.

Hoy llevo el doble dando coordenadas,
pero nadie contesta mi llamada.

¿Qué puede haber pasado a mi señal?
¿Será que me he quedado sin hogar?

Hoy sobrevivo apenas a mi suerte,
lejano de mi estrella, de mi gente.

El trance me ha mostrado otra lección:
el mundo propio siempre es el mejor.

Me voy debilitando lentamente.
Quizás ya no sea yo cuando me encuentren.


Silvio Rodríguez canta Casiopea en este video del concierto "Todas las voces todas" celebrado en el Coliseo Cerrado “Rumiñahui” en Quito (con aforo de 18.000 personas) en 1996. El propósito de esta iniciativa fue el de recaudar fondos para la construcción de La Capilla del Hombre, el gran sueño de Oswaldo Guayasamín, pintor ecuatoriano al que Silvio ya había dedicado la canción "Entre el espanto y la ternura"

Letra y música: Silvio Rodríguez.
Duración: 4:57.
Editada por primera vez en 1994 como tercer corte del álbum Rodríguez.

Significado:

En la entrevista a Silvio Rodríguez "130 PREGUNTAS AL ÉTER", publicada en 2004 por La Jiribilla, Mª Laura desde Argentina (cuestión número 102) pregunta:

Mª Laura: ¿Hacia dónde se encaminan sus pies en la canción “Casiopea”?
Silvio: Cierta madrugada iba rumbo a mi casa, rodando por el Malecón habanero, cuando me quedé dormido. Desperté justo a tiempo para evitar el accidente y decidí arrimarme a la acera y dar unos pasos para despejarme. El muro estaba vacío, no había luna pero sí muchas estrellas. Por entonces todavía fumaba y encendí un cigarrillo mirando hacia el mar. De pronto, en la oscuridad, había una persona a mi lado. No le vi el rostro. Sin la más mínima presentación me contó su historia de millones de años. Cuando la colilla me quemó los dedos, la arrojé al mar. Cuando volví a mirar, la sombra había desaparecido. “Casiopea” reproduce su historia.

Casiopea, la constelación:

Casiopea es una constelación del norte que tiene como característica inconfundible su forma de M o W. Es muy fácil de reconocer por lo que es muy usada para encontrar el Norte cuando la Osa Mayor no es visible.