Vivo en un país libre
cual solamente puede ser libre
en esta tierra, en este instante
y soy feliz porque soy gigante.
Amo a una mujer clara
que amo y me ama
sin pedir nada
—o casi nada,
que no es lo mismo
pero es igual—.

Y si esto fuera poco,
tengo mis cantos
que poco a poco
muelo y rehago
habitando el tiempo,
como le cuadra
a un hombre despierto.

Soy feliz,
soy un hombre feliz,
y quiero que me perdonen
por este día
los muertos de mi felicidad.

Soy feliz,
soy un hombre feliz,
y quiero que me perdonen
por este día
los muertos de mi felicidad.
Letra y música: Silvio Rodríguez.
Duración: 3:01.
Compuesta en 1974 y editada por primera vez en 1975 como corte número 6 del álbum Te doy una canción (así se llamó el álbum "Días y flores" en España, debido a la prohibición de la canción que da título al disco y de "Santiago de Chile").

Incluida también en:

Silvio en Chile: quinto corte del primer disco de este álbum grabado en directo.

Mano a mano: Décimo corte de este álbum grabado en directo en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid.

Significado:

En palabras del propio Silvio:

"Esa canción la hice un poco como resumen, como un pase de cuentas, sin ninguna pretensión, como una conversación conmigo mismo. Una cosa muy propia que de pronto resultó ser una canción que decía muchas cosas para las demás personas también."

Esta canción está llena de frases inolvidables:

"Vivo en un país libre cual solamente puede ser libre"

"Amo a una mujer clara que amo y me ama sin pedir nada, o casi nada que no es lo mismo pero es igual."

Y, por supuesto, la que subtitula este blog.