La Coctelera

Silvio Rodríguez

Blog sobre el significado de las canciones de Silvio Rodríguez.

"Soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen, por este día los muertos de mi felicidad."

23 Julio 2013

Documental: "Silvio Rodríguez, Ojalá"

Recientemente se ha presentado un documental sobre la vida artística de Silvio Rodríguez que incluye, entre otros documentos, imágenes y entrevistas realizadas durante la "gira por los barrios" de 2011.

Ficha técnica:

Título: Silvio Rodríguez, Ojalá
Año: 2012
Duración: 72 min.
País: España
Director: Nico García
Guión: Nicolás García, Jesús Marcos
Música: Silvio Rodríguez
Fotografía: Álvaro Germán
Reparto: Silvio Rodríguez, Victor Casaus, Omara Portuondo, Leo Brouwer, Sara González, Niurka González
Productora: Coproducción España-Cuba; Catorce / TVE

Aquí se puede ver un fragmento del documental:

servido por silviorodriguez sin comentarios compártelo

21 Mayo 2012

Aunque no esté de moda

Hoy de mí hacia ti, hoy de ti hacia mí,
quiero hacerte un regalo viejo.
Desempolvemos algo las pasiones lejanas
algo de aquellos sueños sin ventanas.
Vivamos de corrido, sin hacer poesía,
aprendamos palabras de la vida.

Desnudémonos, pues, como viejos amantes,
que lo mismo de siempre nos queda delante;
desnudémonos, pues, como viejos amantes:
que se apague la luz y que el sol se levante.

Te quiero salvar de tu desnudez
en pleno centro de la soledad.
Me quiero salvar haciendo revolución
desde tu cuerpo de cristal.

Algo nos está pasando:
ayer te leí una mano
y cada dibujo, al verme, me interrogó.
Algo nos está pasando:
ayer apreté el interruptor de encender la luz
y encendí el sol.

Hoy de ti hacia mí, hoy de mí hacia ti,
vamos a hablar en voz muy baja.
Dime lo que te pasa, déjame levantarte,
déjame darte un beso y curarte.
Vivamos de corrido, sin hacer poesía,
aunque no esté de moda en estos días.

Aunque no esté de moda te pido una mano:
mis entrañas no entienden de estética y cambios.
Aunque no esté de moda repite conmigo:
quiero amor, quiero amor, quiero amor compartido.

Te quiero salvar de tu desnudez
en pleno centro de la soledad.
Me quiero salvar haciendo revolución
desde tu cuerpo, por variar.

Algo nos está pasando:
un ruido como de pasos viene
en la oscuridad y se vuelve a ir.
Algo nos está pasando,
desde que la gente está empeñada
en quererse amar y en poder vivir.

Letra y música: Silvio Rodríguez.
Duración: 3:36.
Compuesta en 1969, y editada por primera vez en 1978 como corte número 8 del álbum Al final de este viaje.

Significado:

Comencemos por el título. "Aunque no esté de moda" no me parece un título casual. De hecho, bien se podría haber titulado "Algo nos está pasando" ya que es la frase que más se repite. Pero el año en que compone esta canción Silvio anda un poco perdido. De hecho, es el año en que se embarca en el Playa Girón como castigo por un desencuentro con las autoridades cubanas de la época, que le habían prohibido trabajar en nada que tuviera que ver con la Revolución. De algún modo Silvio siente que ya no está de moda y quizá por eso decide titular así esta canción. El español juega en favor de la ambigüedad ya que la forma verbal ("esté") conjuga tanto con la primera como con la tercera persona, por lo que no sabemos si quiso decir "Aunque yo no esté de moda" o "Aunque el tipo de amor que propongo en esta canción no esté de moda"; o, quizá, ambas cosas...

Pero la canción no habla de ese conflicto sino de amor. Y, en mi opinión, nos describe más bien una escena de amor. Yo me imagino a Silvio y su amante, solos, quizá escondidos en un armario o un baño suficientemente amplio como para poder hacer el amor, pero en una casa en la que hay más gente. Tienen miedo de ser descubiertos. No hay ventanas. Un interruptor sirve para encender una bombilla. La luz les permitiría recrearse más en lo sensual por medio de la vista, pero les podría delatar si el resto de la casa está a oscuras. Ella, quizá, tiene algo de vergüenza. Quizá ningún hombre la visto desnuda todavía. Y un poco para retrasar el acto y un poco para hacerlo más romántico, quizá le pide a Silvio unos versos, unas palabras dulces y amorosas. A lo mejor ella se imagina un futuro con Silvio, y ya está pensando en un compromiso duradero. Pero Silvio únicamente vive el momento; y en ese instante, no quiere oír hablar de nada, está dominado por sus instintos más básicos. Y, entonces, se le ocurre una solución; se le ocurre esta canción.

Para ahorrarle a la chica el trago de que Silvio la vea desnuda ("te quiero salvar de tu desnudez") y para poder ir directamente al grano ("vivamos de corrido, sin hacer poesía"), el trovador le propone apagar la luz ("sueños sin ventanas"), como se hacía antes ("un regalo viejo"). Y dejarse llevar: la naturaleza les enseñará el camino ("aprendamos palabras de la vida").

Es una propuesta buena para la chica y buena para Silvio, quien también encuentra la salvación tomando este camino ("Me quiero salvar"). Un camino que parece revolucionario y que simplemente consiste en hacer el amor a oscuras y sin hablar. Por eso el cuerpo de la chica es transparente, porque no se ve ("desde tu cuerpo de cristal").

Las estrofas que comienzan con "Algo nos está pasando" son, a mi parecer, distracciones que incomodan a Silvio. La primera tiene que ver con un futuro juntos. Las líneas de la mano de la chica, que representan el futuro, interrogan a Silvio; le preguntan si estará junto a ella dentro de un tiempo. La segunda frase podría tener que ver con el descubrimiento del pudor de la chica. Es posible que en otra ocasión anterior, mientras hacían el amor, a Silvio se le hubiera ocurrido encender la luz. Y es posible que ella se hubiera enfadado desmesuradamente, como si en lugar de una bombilla se hubiera encendido el sol. Luego, ya al final de la canción, vienen los pasos en la oscuridad que luego se van, pero que también distraen a los amantes.

En la parte central de la canción, la escena prosigue. Hablan en voz baja. La chica no está muy convencida de seguir, quizá se le escapan unas lágrimas. Silvio la consuela ("déjame darte un beso y curarte") e insiste en que se deje llevar ("vivamos de corrido"). Y le solicita ayuda ("te pido una mano") pues Silvio es como es: no le gustan las lentejuelas y no va a cambiar por ella ("mis entrañas no entienden de estética y cambios"). Y Silvio tampoco es (ni ha sido, como luego se ha demostrado) hombre de una única mujer y, por eso, creo yo, trata de convencer a su amante de esa noche que crea en el "amor compartido", quizá otra forma de denominar al "amor libre", tan en auge a finales de los años sesenta.

Para terminar, ese "me quiero salvar haciendo revolución desde tu cuerpo, por variar" puede ser un guiño a las autoridades cubanas. Como no le dejaban trabajar para la Revolución públicamente, proponía su propia revolución en la intimidad, desde el cuerpo de su amante. Por variar.

servido por silviorodriguez 2 comentarios compártelo

14 Mayo 2011

Zurrón del Aprendiz - Web oficial de Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez ya tiene espacio oficial en internet. Un año después de abrir su blog, Segunda Cita, ha dado a luz "Zurrón del Aprendiz", una web que "pretende ser una fuente segura de la que se pueda beber de primera mano", algo que sus seguidores hemos echado en falta todo este tiempo.

Captura de la página principal de Zurrón del Aprendiz, web oficial de Silvio Rodríguez lanzada en mayo de 2011

Los primeros pasos son esperanzadores: biografía oficial, entrevistas, discografía, letras de canciones -incluyendo muchas inéditas-, una interesante colección de fotografías y una sección de noticias que deberá servir para seguir la agenda oficial del artista.

¡A disfrutarla!

servido por silviorodriguez 24 comentarios compártelo

30 Mayo 2010

Segunda cita, el blog de Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez, trovador, hijo de Dagoberto y Argelia, nacido el 29 de noviembre de 1946 en San Antonio de los Baños, Cuba, ha abierto a primeros de mayo su blog personal en internet. Lo ha titulado como su último álbum hasta el momento: "Segunda Cita".

Segunda Cita, título del blog personal de Silvio Rodríguez.

Por el momento, va manteniendo un buen ritmo de actualización y ya son miles los seguidores que allí se dan cita. Entre otras cosas, nos mantiene al día de su agenda de conciertos, algo que necesitábamos desde hacía mucho tiempo. Con dicha información, yo sigo manteniendo al día el Calendario de conciertos de Silvio Rodríguez en Google Calendar.

Os animo a visitar el blog de Silvio, donde podréis dejarle vuestro comentario directamente y estar al día de lo que pasa en su vida profesional.

servido por silviorodriguez 16 comentarios compártelo

14 Octubre 2009

Demasiado

Demasiado tiempo,
demasiada sed
para conformarnos
con un breve sorbo
la única vez.

Demasiada sombra,
demasiado sol
para encadenarnos
a una sola forma
y una sola voz.

Demasiadas bocas,
demasiada piel
para enamorarnos
de un mal gigantesco
y un ínfimo bien.

Demasiado espacio,
demasiado azul
para que lo inmenso
quepa en un destello
solo de la luz.

Demasiado polvo,
demasiada sal
para que la vida
no busque consuelo
en el más allá.

Demasiado nunca,
demasiado no
para tantas almas,
para tantos sueños,
para tanto amor.

Letra y música: Silvio Rodríguez.
Duración: 3:28.
Compuesta en 2003 y aún inédita, pero prevista para formar parte del álbum Segunda cita.

Portada del disco Segunda Cita, de Silvio Rodriguez

Significado:

Silvio le dedica esta canción al guitarrista y compositor de boleros cubano César Portillo de la Luz, quizá por su ritmo abolerado, pero desde mi punto de vista, y a tenor de la letra, bien se la podría haber dedicado a las Damas de Blanco.

Silvio compone "Demasiado" en 2003, año en el que la guerra de Irak ocupaba los titulares de la mayoría de los medios de comunicación de todo el mundo. Mientras tanto, el gobierno de Fidel Castro arrestaba a 75 personas, entre las que se encontraban médicos, periodistas o maestros, acusadas de "actos contra la independencia o la integridad territorial del estado" y les condenaba a penas de cárcel que superaban en muchos casos los 20 años.

Estos acontecimientos se etiquetaron como la Primavera Negra de Cuba y fueron condenados por instituciones y organizaciones de todo el mundo pues se interpretaban como atentados contra la libertad de expresión y los derechos humanos.

Las esposas, madres, hijos e hijas de aquellas personas unieron sus voces en torno al movimiento "Damas de Blanco" que, desde entonces, persigue la liberación de sus seres queridos.

En mi opinión, Silvio podría estar refiriéndose a un deseado ocaso de la dictadura de Fidel cuya duración le parecía excesiva (la canción abre con "demasiado tiempo").

La segunda estrofa podría aludir directamente a ese hecho: hay demasiada diversidad en Cuba ("demasiada sombra y demasiado sol") como para encadernarse a una única voz: la de Fidel, la del Estado.

La tercera estrofa podría referirse a los encarcelamientos de estas personas, que Silvio podría calificar como "un mal gigantesco" para conseguir muy poco beneficio ("un ínfimo bien").

La cuarta estrofa viene a recordarnos la lógica natural de la diversidad de opiniones: el espacio es tan grande, que no puede contenerse en un único destello de luz.

Y, por tanto, es normal que los cubanos, quizá hartos de tanto polvo y tanta sal, ubiquen sus sueños en el más allá, es decir, en lo que venga después de Fidel (quinta estrofa).

Para terminar, Silvio critica las prohibiciones que cortan las alas a los sueños y limitan la libertad de expresión. Esos "nunca" y esos "no" que se dan de bruces contra el pueblo cubano, rico en diversidad, culto y deseoso de construir un mundo mejor, pero que ve limitada su evolución por tanto proteccionismo y tanto recelo. Quizá demasiado.

servido por silviorodriguez 30 comentarios compártelo

19 Marzo 2009

Sueño de una noche de verano

Yo soñé con aviones
que nublaban el día,
justo cuando la gente
más cantaba y reía,
más cantaba y reía.

Yo soñé con aviones
que entre sí se mataban
destruyendo la gracia
de la clara mañana,
de la clara mañana.

Si pienso que fui hecho
para soñar el sol
y para decir cosas
que despierten amor,
¿cómo es posible entonces
que duerma entre saltos
de angustia y horror?

En mi sábana blanca
vertieron hollín,
han echado basura
en mi verde jardín.
Si capturo al culpable
de tanto desastre
lo va a lamentar.

Yo soñé un agujero
bajo tierra y con gente
que se estremecía
al compás de la muerte,
al compás de la muerte.

Yo soñé un agujero
bajo tierra y oscuro
y espero que mi sueño
no sea mi futuro,
no sea mi futuro.

Si pienso que fui hecho
para soñar el sol
y para decir cosas
que despierten amor,
¿cómo es posible entonces
que duerma entre saltos
de angustia y horror?

En mi sábana blanca
vertieron hollín,
han echado basura
en mi verde jardín.
Si capturo al culpable
de tanto desastre
lo va a lamentar.

Anoche tuve un sueño
y anoche era verano.
¡Oh, verano terrible
para un sueño malvado,
para un sueño malvado!

Anoche tuve un sueño
que nadie merecía.
¿Cuánto de pesadilla
quedará todavía,
quedará todavía?

Letra y música: Silvio Rodríguez.
Duración: 6:19.
Compuesta en 1984 y editada por primera vez en 1986 como octavo corte del álbum Causas y azares

Incluida también en:

Silvio en Chile: cuarto corte del segundo disco de este álbum grabado en directo.
Canciones urgentes: primer corte de este álbum de grandes éxitos.

Significado:

“Sueño de una noche de verano” es una canción antibélica, según las propias palabras de su autor en una entrevista concedida a Ángel Tomás en mayo de 2006.

¿No crees tú de que sea hora de expandir un debate público, tanto desde los medios como desde la creación artística, sobre la hechura de la cubanidad sin olor a pólvora? Eso me hace recordar que cuando hice “Sueño de una noche de verano”, que es una canción a todas luces antibélica, la usaron para un clip dedicado a la defensa. La primera impresión que tuve fue funesta, porque sentí que se estaba desvirtuando mi propósito. Pero resultó que por aquellos mismos días hubo una agresión horrenda a unos jóvenes guardafronteras, los que primeramente fueron maniatados y después asesinados. Aquel hecho conmocionó a la sociedad y además se encargó de recordarme por qué en Cuba no se puede bajar la guardia.

En la canción, Silvio simboliza la guerra con los aviones y sueña, o más bien tiene una pesadilla -como apunta en la última estrofa-, con la lacra que suponen para la humanidad los enfrentamientos y los conflictos armados. El estribillo ahonda en el contrasentido que supone que los seres humanos, nacidos para amar, vivan en guerra.

El sueño de una noche de verano:

Respecto al título de la canción, Silvio Rodríguez hace un guiño a "El sueño de una noche de verano" (A Midsummer Night's Dream), obra teatral escrita por William Shakespeare a finales del siglo XVI. Sin embargo, la temática de ambas obras no tiene relación. Por tanto, es muy probable que la idea de la canción se le ocurriera a Silvio en un sueño durante una noche de verano, y por eso decidiera titularla así. Esto es común en la obra de Silvio, en la que aparecen varias canciones surgidas en sueños:

Asimismo, Silvio tiene numerosas composiciones de temática onírica. Estas son algunas de ellas:

  • El reparador de sueños
  • En busca de un sueño
  • Del sueño a la poesía
  • Entre los sueños del hombre

Quizá sea porque, como decía Calderón de la Barca, la vida es sueño.

Vocabulario:

Hollín: Sustancia crasa y negra que el humo deposita en la superficie de los cuerpos.

servido por silviorodriguez 8 comentarios compártelo

16 Enero 2009

Adelanto de la "Segunda cita" de Silvio

[ Vía: Cubadebate ]

Carta de Silvio Rodríguez acerca de su nuevo disco "Segunda cita" que verá la luz este año:

Hoy tuve que parar el trabajo. De nuevo hay líos con un micrófono y hasta enero no llegan los recambios (que antes de aterrizar en mi país y dar algunas vueltas de despiste). Pero no crean que estoy alicaído. He trabajado mucho últimamente. Al fin estoy grabando un disco con base de trío acústico, casi cuarteto, porque por ahí también cuelo alguna guitarrita. Al piano está Roberto Carcasés, al contrabajo Feliciano Arango y en la batería Oliver Valdés. Ocasionalmente aparecen algunos otros músicos jóvenes, invariablemente graduados o por graduar en las Escuelas de Arte. Graba la ingeniera Olimpia Calderón. Juan Mario y Enzo a mano, para lo necesario. La escuadra de Ojalá garantizando la retaguardia, como siempre.

Hay un tema que parece un cuento de Pushkin, dedicado a García Márquez. Él una vez me regaló un argumento parecido para una canción. Era sobre una novia abandonada. Nunca lo usé y años después lo vi infiltrado en una de sus novelas. La canción se llama San Petersburgo y tiene un bello contrapunto de clarinete que escribió Roberto para Niurka. Esta es una canción bastante rusa, pero en el resto del disco se asoma un poquito de rock, además de baladas, sones y danzones. Demasiado es un bolero que le dedico a César Portillo de la Luz, gran autor de todos los tiempos, a quien Odilio Urfé llamaba "el filósofo del bolero". Hay un hermoso texto de Víctor Heredia que pude musicarle, llamado Lo cierto. Hay una Carta a Violeta Parra en la que le cuento algunas impresiones y les beso a sus hijos, que han sido mis amigos.

Casi todas las canciones fueron compuestas entre el año pasado y este 2008 que se está yendo. El trabajo creo que se llamará Segunda cita, que también es una canción, en este caso sobre el ángel postizo que a veces llevamos dentro.

Aquí les van algunas letras, a modo de anticipo.

Felices fiestas y, como dice un amigo parisino, que en todo les vaya antambalé.

Siempre queriéndoles,

aprendiz Silvio Rodríguez


SEA SEÑORA

Sea señora la que fue doncella. Hágase libre lo que fue deber. Profundícese el surco de la huella; reverdézcanse sol, luna y estrellas en esta tierra que me vio nacer.

A desencanto, opóngase deseo. Superen la erre de revolución. Restauren lo decrépito que veo, pero déjenme el brazo de Maceo y, para conducirlo, su razón.

Seguimos aspirantes de lo mismo que todo niño quiere atesorar: una mano apretada en el abismo, la vida como único extremismo y una pequeña luz para soñar.

Las fronteras son ansias sin coraje. Quiero que conste de una vez aquí. Cuando las alas se vuelven herrajes, es hora de volver a hacer el viaje a la semilla de José Martí.


EL GIGANTE

Un gigante, cuando era infante, lanzaba pedos que daban miedo. Y aquel bellaco a un gran saco fue traspuesto, por molesto. El gigante, porque era infante, gritó tan duro que hasta el futuro llegó su queja, cierta y vieja como un viento descontento.

No se sabe si al fin la grey supo tratar gigantes poco elegantes, pero de ley.

Dale a tu niño besos, pues para eso nos llora el rey.


SAN PETERSBURGO A Gabriel García Márquez

Sobre algún puente del delta del Neva, la noche blanca cautiva y revela cada suspiro de Elena.

Canta una troika con voz de abedules y el as de espadas se bate entre nubes para sus ojos azules.

San Petersburgo juega al absurdo con falsa claridad.

Y a quien no duerme se le disuelve la frágil realidad.

Sobre algún puente Elena soñaba, y en el oscuro temblor de las aguas una cigüeña volaba.

¿Qué hacen las aves cuando no saben la dirección del sur?

Buscando estío surcan el frío en alas del albur.

Sobre algún puente bordado de historias, abandonada, lloraba la novia su blanca noche sin gloria.


DEMASIADO

Demasiado tiempo, demasiada sed para conformarnos con un breve sorbo la única vez.

Demasiada sombra, demasiado sol para encadenarnos a una sola forma y una sola voz.

Demasiadas bocas, demasiada piel para enamorarnos de un mal gigantesco y un ínfimo bien.

Demasiado espacio, demasiado azul para que lo inmenso quepa en un destello solo de la luz.

Demasiado polvo, demasiada sal para que la vida no busque consuelo en el más allá.

Demasiado nunca, demasiado no para tantas almas, para tantos sueños, para tanto amor.


TONADA DEL ALBEDRÍO

Dijo Guevara el hermoso, viendo al África llorar: que en el imperio mañoso nunca se debe confiar.

Y dijo el Che legendario, como sembrando una flor: que al buen revolucionario sólo lo mueve el amor.

Dijo Guevara el humano que ningún intelectual debe ser asalariado del pensamiento oficial.

Debe dar tristeza y frío ser un hombre artificial, cabeza sin albedrío, corazón condicional.

Mínimamente soy mío, ay, pedacito mortal.


SEGUNDA CITA

Quisiera enmendar los comienzos de todas las brumas. Quisiera empezar cada lienzo con mejor fortuna.

Quisiera pegarme unas alas y en una cornisa soplar una dulce balada que esparza la brisa.

Quisiera viajar al pasado de cierta muchacha que andaba de noche El Vedado, liviana y borracha.

Quisiera posarme en su vida para convencerla, para que con menos heridas hoy pudiera verla.

El dolor que no curen los ángeles ojalá que no pueda volver. La canción que no canten los ángeles sólo el viento la puede saber.

Quisiera ir al punto naciente de aquella ofensiva que hundió con un cuño impotente tanta iniciativa.

Quisiera ir allí con las cruces del tiempo perdido y hacer un camino de luces, sin odio ni olvido.

El dolor que no curen los ángeles ojalá que no pueda volver. La canción que no canten los ángeles sólo el viento la puede saber.

Quisiera dar vuelta a la rueda que para en lo mismo: un simple mortal que se juega abismo y abismo.

Y, antes de darle al perchero mis alas de atrezo, quisiera dejar como fuero certeza y progreso.

El dolor que no curen los ángeles ojalá que no pueda volver. La canción que no canten los ángeles sólo el viento la puede saber.


TROVADOR ANTIGUO

Sin brillantes conclusiones ni versículos de fuego sin palabras que hagan juego con grandes decoraciones; sin humos o presunciones, más bien con talante exiguo me declaro trovador antiguo.

Soy de donde los patriotas daban nombres a las calles. Soy de un río, soy de un valle y de una familia rota. soy de un pueblo en bancarrota, de un San Antonio fiestero donde hoy sólo el viento sopla entero.

El nuevo trovador antiguo se acerca a la procesión. Le dice adiós al mundo ambiguo y pone pie en el caracol. Escena sucedida tanto, anónimo el compositor. El horizonte es el espanto; la miniatura, el amor.

También nací en Centrohabana, rumba de supervivencia, son de perdida inocencia en clamor de pena urbana; venerable afrocubana de existencia fabulosa, hembra sobrenatural y diosa.

Recorriendo sus esquinas vuelvo a sentir la fragancia de una calle de mi infancia barrial y capitalina: San Miguel, ángel en ruinas de inmaculada bandera, luz vitral de mi canción primera.

El nuevo trovador antiguo se alinea con la procesión. Le dice adiós al mundo ambiguo y pone pie en el caracol. Escena sucedida tanto, anónimo el compositor. El horizonte es el espanto; la miniatura, el amor.

Ahora soy de la memoria, ahora pertenezco al viento; otro dirá en su momento si fui más pena que gloria. Lo que fue nuevo es historia y lo que nace alza vuelo con el sueño de tocar el cielo. Partero fui de un futuro escurridizo, inasible, seguramente posible si no le ponemos muros. El amor es el más puro néctar contra la tristeza. Bienvenida su naturaleza.

El nuevo trovador antiguo se alinea con la procesión. Le dice adiós al mundo ambiguo y pone pie en el caracol. Escena sucedida tanto, anónimo el compositor. El horizonte es el espanto; la miniatura, el amor.

servido por silviorodriguez 27 comentarios compártelo

26 Diciembre 2008

El problema

El problema no es
si te buscas o no más problemas.
El problema no es
ser capaz de volver a empezar.
El problema no es
vivir demostrando
a uno que te exige
y anda mendigando.
El problema no es
repetir el ayer
como fórmula para salvarse.
El problema no es jugar a darse.
El problema no es de ocasión.
El problema, señor,
sigue siendo sembrar
amor.

El problema no es
de quien vino y se fue o viceversa.
El problema no es
de los niños que ostentan papás.
El problema no es
de quien saca cuenta y recuenta
y a su bolsillo
suma lo que resta.
El problema no es de la moda mundial
ni de que haya tan mala memoria.
El problema no queda en la gloria
ni en que falten tesón y sudor.
El problema, señor,
sigue siendo sembrar
amor.

El problema no es
despeñarse en abismos de ensueño
porque hoy no llegó
al futuro sangrado de ayer.
El problema no es
que el tiempo sentencie extravío
cuando hay juventudes
soñando desvíos.
El problema no es
darle un hacha al dolor
y hacer leña con todo y la palma.
El problema vital es el alma.
El problema es de resurrección.
El problema, señor,
será siempre
sembrar
amor.

Letra y música: Silvio Rodríguez.
Duración: 3:51.
Compuesta en 1991 y editada por primera vez en 1994 como segundo corte del álbum Rodríguez.

Significado:

¿Qué se puede decir de una canción que ya lo dice todo?

En "El problema", Silvio Rodríguez deja clarísimo que lo que importa verdaderamente es sembrar amor. Ese es el quid de la cuestión. No hay otro culpable de nuestros males que la falta de amor. No se trata de buscar excusas para evadir nuestra propia responsabilidad (primera parte de la canción), ni de buscar culpables en seres o circunstancias ajenos a nosotros (segunda parte), ni se trata tampoco de acusar al tiempo (principio de la tercera parte).

El problema no está en sumirse en el dolor y el lamento como único refugio, sino en mirar hacia dentro de nosotros mismos, a nuestra alma y resucitar, si es que ya se nos murió, ese amor que todo ser humano lleva dentro (fin de la tercera parte).


A mí me gustan especialmente dos frases:

"El problema no es repetir el ayer como fórmula para salvarse."

"El problema no es que el tiempo sentencie extravío cuando hay juventudes soñando desvíos."

servido por silviorodriguez 5 comentarios compártelo


Sobre mí

Este sitio está dedicado a conversar sobre el significado que las canciones del trovador cubano Silvio Rodriguez tienen para cada uno de nosotros.

De cada canción se publica la letra, la relación con la discografía de Silvio y de otros autores afines, un podcast que contiene un corte de la canción y, por último, se ofrece una posible interpretación de su significado.


Blog sobre los significados de la canciones de Silvio RodriguezAutor de este blog:
Antonio Ibarra
(Madrid/España)

Estadísticas

En funcionamiento desde el 8 de diciembre de 2005
Artículos: 100
Comentarios: 3.391
Visitas: 869.540
Páginas vistas: 1.816.121

Fotos

silviorodriguez todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera